sábado, 10 de diciembre de 2011

LAS AMANTES DE MI MARIDO

Este es el tercer libro que encontré en mi último viaje a la biblioteca y me llamó la atención el título y la portada, porque estando en la sección de novedades, no me sonaba de nada. La sinopsis me pareció bastante sugerente:


"Cuando Lucy se entera de que Artie, su encantador e infiel marido, se está muriendo, regresa a su casa, coge la agenda de teléfonos de él –que nunca se había animado a abrir—y decide no pasar por ese trance sola. Después de todo, las amantes de Artie estuvieron a su lado en los buenos momentos. ¿Es justo que en los malos le toque sólo a ella acompañarlo? Pero cuando telefonea a las mujeres de la agenda de Artie y las invita a que vayan a verlo para despedirse, lo último que espera es que se presenten. Sin embargo, una tras otra, acuden a la cita: la que lo odia, la que le debe la vida, la que se convirtió en lesbiana por él, y la que él enseñó a bailar. Y también, un visitante con la historia más extraña de todas. A medida que las mujeres comparten secretos y lágrimas, descubren que tienen muchas cosas en común, e incluso empiezan a sentirse parte de algo parecido a una familia. Pero Lucy está segura de una cosa: las mayores sorpresas todavía no han llegado..."


No sé si es que tengo mono de Marian Keyes o que realmente a uno le puede recordar vagamente a su estilo, pero pensé que se daba un aire y que tal vez la novela tendría una dosis de humor como los de ella, y como me apetecía bastante leer algo en esa línea, me lo llevé.

Con Las amantes de mi marido he pasado por tres fases. Yo siempre he dicho que si un libro no me convence por su sinopsis, no tengo más que leer las dos primeras páginas y ya sé si me va a enganchar o no. Pero la verdad es que en ese momento no tenía ganas: fuera hacía frío, yo iba con más capas que una cebolla y dentro hacía un bochorno terrible, así que lo único que quería era salir de allí con las nuevas lecturas. Pues bien, la primera fase ha sido que aunque la sinopsis sí me convenció, las primeras páginas me han parecido un rollo monumental. Todo el libro está narrado por Lucy, y al principio todo parece una especie del clásico sermón de una mujer despechada, "odio a los hombres" y "como ha podido hacerme esto", y lo cierto es que eso no era lo que yo tenía en mente. A medida que se avanza, Lucy va dejando de lado los lamentos para centrarse un poco más en la historia y poner al lector en situación: explica cómo supo que Artie la engañaba y qué pasó a partir de entonces. 

La segunda fase ha sido la del enganche. Antes de llegar a la mitad del libro, la historia se ha vuelto más humana e interesante; los llantos de mujer despechada han terminado y comienza a haber un despliegue de personajes bastante entrañables que se agradece mucho. Lucy ya ha explicado su historia y comienza a explicar la de los demás: su madre, las mujeres que llegan para quedarse y la sorpresa que no esperaba de ninguna manera.

La tercera fase coincide con el desenlace. Ahí ya pude relajarme porque bastante antes del final de la novela, el lector ya tiene claro cómo va a terminar la historia. Lo bueno es que, como digo, los personajes me han parecido tan entrañables que yo seguí leyendo sólo para saber exactamente como se desenvuelve cada uno en la situación que se plantea. 

El final es muy predecible pero la lectura es ligera y no se hace pesada. La enfermedad y la muerte, aunque están constantemente presentes, se plantean de forma secundaria y muy suave, sin giros dramáticos y con mucha naturalidad, tanto el moribundo como los que le rodean aceptan lo que va a ocurrir y procuran asumirlo con madurez. Me parece interesante cómo se mencionan de forma casi impredecible las cinco etapas del duelo, no solo para quienes le cogen de la mano a Artie, sino para él mismo también.

No me ha parecido una grandísima obra, pero es entretenida y me ha gustado el estilo de la autora, Bridget Asher.


LAS AMANTES DE MI MARIDO
-Bridget Asher-
Ediciones B, año 2011
PVP. 16,50€




Web oficial de Bridget Asher.

1 comentario:

  1. No sé si me convence, me gustan este tipo de libros porque siempre suelen ser entretenidos pero esa primera fase... en fin, lo dejaré en un quizás.
    un beso!

    ResponderEliminar

Whoever you are, now I place my hand upon you, that you be my poem...

(Walt Whitman, 1855)