sábado, 21 de abril de 2012

LA LIBRERÍA DE LAS NUEVAS OPORTUNIDADES

Después de un tiempo desaparecida en escena (ya no sé si son días o semanas, he perdido la cuenta), vuelvo con un libro que me ha llegado al alma. No sé si para quedarme o desaparecer otra vez, supongo que el tiempo lo dirá, pero aunque sea escondida, sigo por aquí, os sigo a los de siempre, que sabéis quienes sois, y sigo apuntando vuestros títulos en La Lista :)

La librería de las nuevas oportunidades encabezó mi lista desde que supe de su existencia, y ya no por la portada: sólo por el título. Cuando por fin llegó a mis manos, aceleré la lectura anterior todo lo que pude (La seducción de un gintonic, que no he reseñado) y aparté todo lo demás. 

Érase una vez una vieja librería en la pequeña y lluviosa isla de Shelter…

A ese lugar tan especial, donde los libros parecen tener vida propia, llega un día Jasmine, dispuesta a hacerse cargo del negocio mientras la propietaria, su tía Ruma, viaja a India para curar su corazón cansado. Sola en medio del polvo y el desorden, la joven intenta dar un toque de modernidad al local colocando títulos nuevos y llamativos en el escaparate, pero muy pronto los clásicos de siempre imponen su presencia, y los autores vivos y muertos revolotean por las estanterías dejando oír su voz. Así Jasmine vuelve a descubrir a Shakespeare y a Edgar Allan Poe, y no solo eso: la chica aprende a escuchar a sus clientes, a comprender lo que de verdad buscan en una novela o en un manual de cocina, y acabará encontrando al hombre con quien compartir todos los libros de su vida. La librería de las nuevas oportunidades es a la vez una fábula romántica y un homenaje a la buena literatura, porque a menudo es ahí, en las páginas amarillentas de un libro olvidado, donde están las palabras que cambiarán nuestra vida.


Jasmine hace un año que se divorció y aun no lo ha superado del todo. La actitud de su ex marido no ayuda y en el momento en el que más perdida y desorientada se encuentra, recibe una carta de su tía Ruma en la que le pide que se haga cargo de su pequeña librería durante el mes que ella tiene planeado pasar en la India. La chica accede a regañadientes, sin mucha ilusión y sin muchas ganas de volver a casa de sus padres y al pueblito donde se encuentra la librería. Sólo con la esperanza de desconectar un poco, hacer un favor a su tía favorita y poner sus ideas en orden, hace una maleta y se planta allí.

Al principio las cosas comienzan de forma desastrosa para la protagonista: la librería es antigua, caótica, desordenada, sin un plan de ventas y llena de polvo. Nada más cruzar el umbral, un hombre comienza a coquetear con ella y por si fuera poco, su tía le dice que debe quedarse a dormir allí (la librería y el piso superior donde vive Ruma componen el pequeño edificio) porque si no, la casa puede enfadarse.

Jasmine escucha las instrucciones de su tía como quien oye llover: interiormente está pensando en la forma de redecorar la librería, crear un plan de ventas efectivo y modernizar el local. Además no tiene ninguna intención de dormir sola en una casa tan antigua y extraña…

Pero después de un  sucesos sin aparente importancia pero que desestabiliza a Jasmine, termina por trasladarse a la vieja casa de su tía. A partir de ahí se traza la línea que va a dividir un antes y un después en la vida de la protagonista.

Personajes literarios, visitas extrañas, personas inesperadas y lecturas y lectores varios conforman lo que supone el imperceptible cambio de vida de una persona que lo necesita. La autora ha sabido explicar de una forma metafórica y extremadamente tierna el poder de los libros a la hora de cambiar y salvar vidas.

En la novela se mezcla la realidad y situaciones que pueden ocurrirnos a todos con fantasía, ilusión y magia. Sobre todo magia. Y lo llamo magia porque el libro puede caer en manos de escépticos que dirían “imposible” de forma rotunda, puede caer en manos de otros que digan con una sonrisa “vaya imaginación”, y puede caer en manos de otras personas que como yo, lo ven imposible pero necesario: magia.

Decir más sería destripar el libro, porque es bastante finito y todo va totalmente enlazado. Es una historia que engaña, de esas que a simple vista parece algo predecible y pequeñito y al abrir la puerta uno descubre un fondo inmenso y mil rincones llenos de colores que explorar, entender y sobre todo, sentir. He sonreído (no me he reído, no es una novela de humor), he llorado (klinex en mano sin soltarlo), he vuelto a sonreír y hasta me he puesto nerviosa.

La narración es muy fluida, se lee rápido, no hay problemas de un exceso temprano de nombres ni da pie a ningún tipo de confusión entre personajes, lugares o situaciones. El lenguaje es muy cercano y cargado de ternura, lo que le hace al lector sentirse aun mas cerca de la historia y los personajes que la componen.

Hace poco alguien me dijo que yo no reseño, que hago comentarios de texto. Que lo que escribo es una sinopsis del libro igual que las contraportadas. Estuve dándole vueltas hasta que llegué a la conclusión de que las opiniones son como los culos: todos tenemos el nuestro.

Y digo esto porque para quien quiera leerlo y para quien sienta que debe hacerlo, lo que he escrito es suficiente para entender que La librería de las nuevas oportunidades se compone sobre todo en esperanza y sentimiento, mucho sentimiento, por parte del libro y del lector, de manera que se mezclen durante la lectura y el resultado sea sencillamente, intenso.


LA LIBRERÍA DE LAS NUEVAS OPORTUNIDADES
-Anjali Banerjee-
Editorial Lumen, colección Libro a Libro, año 2012
PVP. 17,90€



Hay personas para las que leer supone la diferencia entre la felicidad y la desdicha, la esperanza y la desesperación, la vida y la muerte.
(La tía Ruma)


16 comentarios:

  1. Muy buena reseña. A este libro le tengo muchas ganitas, y por lo que cuentas, creo que me va a gustar mucho, así que tendré que ir adelantándole puestos en la lista.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Le he echado el ojo en cuanto vi el precioso título y tu reseña me confirma que he de leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Encabezó tu lista, y encabezará la mía desde este momento, a ver si me puedo hacer con él

    besossss

    ResponderEliminar
  4. Preciosa reseña!! Ya estaba anotado pero ahora con gran subrayado!!
    Besines,

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo en casa, me lo compré como autoregalo pre-día del libro (para mí, en realidad, todos los días son el día del libro).

    Sobre lo de desaparecer: llevo más de una semana sin salir de casa. Lo único que hago es escribir y acordarme mucho de Emily Dickinson. A veces me entran ganas de hacer lo mismo: encerrarme en una habitación y no salir nunca más y dedicarme solo a escribir o a recibir visitas en mi habitación.

    Otras veces, en cambio, me gustaría ser la anfitriona de salones como una Madame Pompadour y recibir a escritores en mi casa para fomentar los lazos entre ellos, que es algo que últimamente (y no tan últimamente) se ha perdido...

    No sé decidirme, de momento estoy en el camino de en medio.

    ResponderEliminar
  6. Sí, desde luego después de esta estupenda reseña y de la notaza que le das, no hay más remedio que buscarlo. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me gustó tu reseña, y me llama la atención más porque entiendo lo mucho que nos afectan los libros, no puedo vivir sin ellos.

    Lo tengo en lista, gracias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola acabo de descubrir tu blog a través de Libros que voy leyendo.

    Estoy terminando el libro, me está gustando pero no tanto como esperaba. Me gusta el ambiente de la librería, la magia y todo el encanto que desprende, pero no me ha terminado de convencer del todo. Buena reseña.

    ResponderEliminar
  9. Lo leí la semana pasada y también me gustó mucho. Está lleno de magía y sentimientos...
    Besillos de Matilde.

    ResponderEliminar
  10. Ahora ya puedes leer la reseña del libro (si te apetece) y descubrir, creo, lo mucho o poco que me ha gustado :-)

    ResponderEliminar
  11. ¿Dóne está la isla de Shelter cerca de Seattle? no la hallo, hay una serca de Staten Island en Nueva York, pero no hallo la que está cerca de Seattle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Seattle? Pero si menciona Nueva York, ¿no? Me estoy liando!

      Eliminar
  12. Pues a mí me ha decepcionado totalmente. La idea de partida es maravillosa; una librería antigua y polvorienta, espíritus de escritores pululando por la librería... pero a la hora de la verdad no es más que una historia de amor cursi y ridícula, no entiendo el cambio de la protagonista (que por cierto es una cretina) ya que no da cambios graduales si no que de repente se convence de todo, la presencia de los espíritus es totalmente superflua ya que se limitan a aparecer y decir una o dos frases en el mejor de los casos y los personajes secundarios están tan desdibujados que es imposible hacerte ninguna composición de ellos. Todo ello con un lenguaje tan ligero que llega a ser irritante.

    Solo salvo el personaje de la Tía Ruma que es el único bien trazado e interesante.

    En definitiva, una idea inicial fantástica desperdiciada en aras de una historia de redención totalmente previsible.

    ResponderEliminar
  13. Menudo chasco me he llevado con este libro.
    Esperaba otra cosa. No he encontrado ni un poco de literatura, parece más un telegrama largo. No la puedo recomendar a los amantes de la lectura.

    ResponderEliminar
  14. Como suelo decir, esto de los gustos es como el culo, cada uno tiene el suyo. Decir que no se recomienda un libro a los amantes de la literatura me parece exagerar mucho, una cosa es que personalmente te haya decepcionado y otra que casi lo veas como un insulto literario. A mi me encantó, sin ir más lejos, y se lo recomiendo a todo aquel que quiera escucharme...

    ResponderEliminar
  15. Buenas noches, acabo de terminar de leer este libro y me ha gustado mucho, por lo ligero de leer, por la magia y las posibilidades que nos podemos imaginar a través de él... hacía tiempo que no leía un libro tan rápido. Desear llegar a casa para poder continuar la lectura, es una sensación fantástica. Puede que cojee en algunas cosas, pero valió la pena leerlo. Un saludo

    ResponderEliminar

Whoever you are, now I place my hand upon you, that you be my poem...

(Walt Whitman, 1855)