sábado, 23 de julio de 2011

EL BÚHO QUE NO PODÍA ULULAR

El mundialmente conocido autor de El caballero de la armadura oxidada vuelve junto a Beth Kelly (escritora, actriz y compositora) con El búho que no podía ulular, un finísimo libro de 99 páginas en las que mediante cuatro historias distintas, recuperan lecciones que aprendemos durante nuestra etapa adulta y lejos de que las llevemos a la práctica, caen en el olvido.

Las historias protagonizadas por animales, hablan del miedo, de la autoestima, de la aceptación de uno mismo y de los demás, de quererse mucho y querer en general. Un búho bebé y un pato que no saben pronunciar lo que se supone que deben, una cuclilla que quiere hacer suyo el canto de otro pájaro, una mariposa que sólo tiene un día de vida y una perrita lebrel que tiene miedo a todo protagonizan las cuatro historias en las que tienen un claro denominador común: la capacidad de superación y aceptación de uno mismo y de la vida.

Lo empecé ayer y lo terminé en unos tres cuartos de hora. La lectura es muy ligera, y lejos de ser algo aburrido como son muchos libros que pretenden dar lecciones, los autores han conseguido que uno no pueda evitar sonreír mientras lee, tanto por la lógica aplastante de situaciones que vivimos todos los días y por el hecho de que los protagonistas sean animales y vivan su vida con un pensamiento bastante próximo al de los humanos.

Mucha ternura, humor y una grandísima dosis de sentido común es lo que llenan las 99 páginas.


EL BÚHO QUE NO PODÍA ULULAR
-Robert Fisher y Beth Kelly-
Ediciones Obelisco, año 2003
PVP. 5,50€



El caballero de la armadura oxidada, versión pdf. Lectura obligatoria al menos una vez en la vida...

2 comentarios:

  1. Hola guapa, no había oído hablar de este libro pero parece muy bueno si los protas son animales :). Algunos regalitos están muy bien el de la libretita no está nada mal a veces mi madre compra esa revista jeje a ver si este mes lo hace así me quedo su regalito jiji

    besitos♥

    ResponderEliminar

Whoever you are, now I place my hand upon you, that you be my poem...

(Walt Whitman, 1855)