sábado, 25 de febrero de 2012

CUANDO DIOS ERA UN CONEJO

Como dije, hacía mucho que quería leer Cuando Dios era un conejo, pero nunca había leído la sinopsis. No tenía ni idea de qué tema trataba, y lo cierto es que tampoco me importaba: yo sabía que tenía que leer ese libro y que tarde o temprano lo haría. Fue más tarde que temprano, pero por fin lo he hecho.

El mundo de la joven Elly lo conforman sus cariñosos pero sumamente distraídos padres; su mejor amiga, que huele a patatas fritas y conoce palabras exóticas como «blasfemia»; su tía actriz, que le brinda consejos para destacar en las representaciones escolares, y entre otros personajes variopintos, un conejo que se llama "Dios". Pero en la infancia de Elly, la única constante es su hermano Joe. 
Veinte años más tarde, Elly y Joe siguen tan unidos como siempre… hasta que una soleada mañana un suceso inolvidable y aterrador amenaza con destruir para siempre el vínculo que los une. 
"Cuando Dios era un conejo" nos transporta, a lo largo de cuatro décadas, desde las afueras de Essex a la costa de Cornualles y las calles de Nueva York. Una novela sobre la infancia, la excentricidad, la fuerza de los lazos familiares, las pérdidas y la vida. Pero, sobre todo, es una novela acerca del amor en todas sus formas.



Contar cómo es Cuando Dios era un conejo creo que es hasta dificil. La protagonista principal y en torno a quien ocurre todo es Elly, una niña que yo califico como muy viva. Desde pequeña aprende que a veces ocurren cosas que no deberían haber ocurrido y que las personas no se portan entre ellas todo lo bien que deberían. En la Navidad en la que Elly tiene cuatro años, sus padres le regalan un conejo, al que llama Dios.

Elly se apoya en Joe, su hermano mayor, que además de compartir con la niña el espíritu vivo, tiene un despertar sexual bastante precoz, y desde el principio queda clara su homosexualidad con una naturalidad increíble, un tema que va a ser bastante constante en la novela. Joe es claramente el protector de su hermana, por la que siente auténtica adoración y la trata como a una igual, no como a una niña casi cinco años menor que es.

Por otro lado, está Jenny Penny, la mejor amiga de Elly. Jenny es una niña muy especial pero desgraciada. Hija de madre soltera que se pasa la vida dando tumbos, saliendo con mil hombres distintos y sin preocuparse en absoluto de su hija, y para colmo es propensa a relacionarse con hombres violentos y al alcohol. Jenny se refugia en su amistad con Elly e intenta formar parte de la familia de su amiga. Cree fervientemente que la Atlántida existe y que ella y Elly lo encontrarán y serán felices para siempre viviendo en ese lugar.

Pero entonces los padres de Elly deciden mudarse a Cornualles, donde compran un caserón en el bosque y lo convierten en una especie de casita rural. Joe, que acaba de pasar por su primera ruptura amorosa, se muestra dispuesto a marcharse, pero Elly se ve ante la situación de decir a su única y desgraciada amiga que se marchan. 

Una vez allí, cada uno de los miembros de la familia, con sus traumas, sus problemas, sus miedos y sus alegrías comienzan una nueva vida individual y familiar. Asistimos al proceso de cambio por parte de dos adultos que a su vez son una pareja, y por parte de dos menores, una niña y un adolescente. Entra en juego también Nancy, la tía de los niños, una actriz lesbiana eternamente enamorada de su cuñada y con una estrechísima relación con su familia. De nuevo, somos testigos de una homosexualidad absolutamente natural pero en este caso en una mujer adulta.

Llega na primera Navidad en Cornualles y con ella, la visita de Jenny Penny. La familia recuerda esas fechas como las fiestas más memorables que hayan pasado en Cornualles, precisamente por la ilusión de la visitante. Pero después se acaba la magia, el novio de su madre va a recogerla y todo vuelve a la realidad. Un año después, Elly telefonea a Jenny para felicitarle la Navidad, pero esta le susurra que no puede hablar, que su madre y ella deben huir y que cuando se instale, se pondrá en contacto.

Pero ese contacto nunca llegó.

A partir de aquí llegan personajes secundarios que se unen a la familia formando parte de ella y del libro, personas sin las cuales la novela sería igual de valida pero que sin duda, embellecen mucho la historia y se convierten en un soporte y un soplo de aire fresco.

Como dice la sinopsis, un suceso terrible cambia el curso de la historia. Pero debo decir que no es hasta el final cuando eso ocurre, cuando Elly ya es adulta y su hermano vive en Nueva York, que se convierte en escenario de sus mejores y peores momentos. Aunque tal vez para muchos el giro de la historia es previsible o fácil de imaginar, a mi ni se me pasó por la cabeza que fuese eso lo que iba a suceder.

Soy consciente de que tal y como estoy contando el libro, parece que no pasa nada. ¿Y cómo explicarme? Es la historia de una niña y su gente en la que se habla de forma tan maravillosa del día a día y los problemas que van surgiendo, que da la impresión de que no hay una sinopsis clara y sin embargo, hay un millón de sucesos.

Asistimos a la transformación de los cuatro miembros de la familia, dejando a los padres en un segundo plano, pero presentes. Al paso de la infancia a la edad adulta tanto de Elly como de Joe, vemos como sus traumas o impactos en la infancia luego forman obstaculos en su etapa adulta

Se tocan temas como el abuso, la inocencia, la sexualidad, los miedos, las ilusiones, la esperanza, la vida que a veces dejamos atrás para comenzar una nueva, la infancia, la adolescencia, la madurez, la vejez, los recuerdos, del retorno, del amor en todos sus conceptos, de la amistad, el perdón, de la desgracia que a veces impacta de lleno sobre una familia y de la superación de la misma.


Realmente esta reseña me resulta pobre y confusa, ¿pero con qué palabras explico un libro que he leído y me ha encantado sin haber leído siquiera la sinopsis hasta ahora mismo? ¿Cómo explico que un libro de 384 páginas habla sencillamente de la vida?

Respecto al ritmo de la narración, es igual que su historia: sencillo, cercano, ágil. Narrado en primera persona por Elly, con frases y párrafos preciosos, sus líneas me han parecido casi poéticas. La primera mitad del libro se lee del tirón. Al principio de la segunda mitad, me sentí confusa y un poco perdida, no entendía por dónde iban los tiros, pero al final se aclara. Por cómo está escrito, se deja mucho lugar a la imaginación del lector, dando pie a que cada uno saque sus propias conclusiones.

Sencillamente magnífico.



CUANDO DIOS ERA UN CONEJO
-Sarah Winman-
Ediciones B, año 2011
PVP. 16,00€

"-¿Crees que un conejo podría ser Dios? -le pregunté a Arthur distraidamente.
-No existe absolutamente ninguna razón por la que un conejo no pueda ser Dios."



21 comentarios:

  1. Me encanta esta frase! No existe absolutamente ninguna razón por la que un conejo no pueda ser Dios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me llegó al alma, es simplemente estupenda!

      Eliminar
  2. Le tengo unas ganas terribles a este libro y estoy deseando comprarlo y poder leerlo de una vez, ya que he leído críticas buenísimas sobre él.

    P.D.: Me quedo en este blog para leerte un poquito más ¡te sigo!

    ResponderEliminar
  3. Me ha llamado muchísimo la atención, y eso que el género no me gusta mucho. Si lo veo aquí quizá lo compraré :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que aun sabiendo cuales son tus gustos (muuuuy opuestos a los míos) creo que sí te gustaría, este sí me atrevo a recomendartelo Pablo!

      Mua!

      Eliminar
  4. Tengo muchísimas ganas de leer este libro y ahora me has dejado con más, estoy segura de que me va a encantar!
    besos

    ResponderEliminar
  5. Vaya, pues lo había evaluado fatal.
    Me has convencido con tu fantástica reseña y me has dejado con las ganas de leerlo.
    Lo haré.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Zenkiu berimatxes! Ojalá te guste tanto como a mi...
      :*

      Eliminar
  6. He oído muy buenas críticas de esta novela y después de esta reseña tengo claro que lo he de leer sí o sí. Gracias. :-)

    ResponderEliminar
  7. Me lo leí el año pasado, tuve la suerte de que me lo enviase la editorial, y me encantó. Una estupenda reseña, M.
    Besines,

    ResponderEliminar
  8. Me pasa lo mismo con este libro: lo quiero leer sin saber de qué va, tan sólo por el título.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. No he terminado de leer el libro, apenas voy en la segunda mitad del libro y lo amo en su totalidad.
    He reído y llorado con este libro; los problemas amorosos del hermano de Elly y las ocurrencias de su amiga Jenny. Sin mencionar las situaciones que dia a dia efrenta nuestra joven protagonista.
    Sencillamente es un libro que llega para quedarse en nuestras almas.

    ResponderEliminar
  10. ReaLmente beLLo, es un despertar a La vida, aL entorno, a Lo que creemos olvidado, a eL amor fiLiaL y de pareja. Un hermoso Libro de La vida misma en Los ojos de una niña y Luego de una mujer.

    ResponderEliminar
  11. Por favor, cómo me entero de los que has calificado muy buenos o lectura obligada sin ir libro por libro?
    Podrías recomendarme libros con humor e ironía (Cuando Dios...,Yo, mi,me..., Jesús me quiere, Maldito Karma)
    Gracias

    ResponderEliminar
  12. Otro por favor un ebook 2B (bueno,barato)para comprar? Leo desde una tablet y me quedo sin batería rápido.
    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Gracias por publicarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no creo en dios pero el libro a caído en mis manos aun así después terminare el estupendo libro de HOMO LUDENS de Johan Huizinga

      Eliminar
  14. Appreciating the commitment you put into your website and in depth
    information you provide. It's good to come across a blog every once in a while that isn't the same unwanted rehashed information.
    Wonderful read! I've bookmarked your site and I'm adding your RSS feeds to my
    Google account.

    Feel free to surf to my webpage ... rockstar squeezepage

    ResponderEliminar

Whoever you are, now I place my hand upon you, that you be my poem...

(Walt Whitman, 1855)