jueves, 25 de octubre de 2012

ME ENCONTRARÁS EN EL FIN DEL MUNDO

Después del palazo que me llevé con La sonrisa de las mujeres, ni se me ocurrió pensar que Barreau publicaría más libros. Que lo hiciese sería lo lógico, siendo como ha sido un superventas, pero no lo esperaba tan pronto. 

Y esta vez también me pudieron las ganas. Esa ilusión sin base, no sé si por la portada, por el título (que me tiene enamorada), o por la esperanza de que el autor haya evolucionado y así mejorado la especie... Pero muy a mi pensar, en mi opinión, no lo ha hecho. 

El atractivo Jean-Luc Champollion es el propietario de una galería de arte en París. Acostumbrado a tener éxito con las mujeres, su única ambición es disfrutar de la vida en compañía de hermosas damas y de Cézanne, su adorado perro dálmata.

Un día, Jean-Luc recibe una misteriosa carta de amor... sin remitente. Intrigado, acepta el juego que le propone la desconocida y, sin pensárselo dos veces, inicia con ella una deliciosa correspondencia por e-mail.

Por supuesto, lo único que quiere es descubrir la identidad de esa mujer que tantos detalles conoce de su vida y a la que nunca ha visto en persona... ¿o tal vez sí?


La sinopsis respeta perfectamente el contenido sin desvelar nada, por lo que puedo tirar de ello. El libro me recuerda en conjunto enormemente a La sonrisa de las mujeres: el escenario es París, concretamente en los rincones más bellos de la ciudad. Los restaurantes acogedores están siempre presentes, aunque si bien en este libro no tienen tanto protagonismo, no dejan de ser un punto de encuentro muy concurrido. 

La belleza en general se nota que es la debilidad del autor: procura transmitirla en cada página. Los personajes, tanto hombres como mujeres, están retratados como personas con un físico muy agraciado; el arte y sus expresiones de belleza son un pilar y el juego de cartas de amor está cargado de palabras bonitas. No existe un solo rincón en el que se halle ordinariez, fealdad o sencillez. Es más, para mi indignación  hay un momento en el que el protagonista pone en duda la belleza de su escritora desconocida, y le preocupa el grado de fealdad que pueda tener... 

Jean-Luc es el típico hombre guapo, independiente, con dinero y mujeriego. No es el clásico don Juan que va ligando como si le fuese la vida en ello; más bien es un hombre guapo y atrayente que no rechaza la compañía femenina cuando surge, cosa que ocurre muy a menudo. Este soltero de oro se hizo de adolescente la promesa de no escribir cartas de amor nunca más, después de llevarse su primera decepción amorosa.

Y es en ese momento cuando recibe la carta de esa misteriosa mujer que tan bien parece conocerle. Lo que al principio parece un juego, comienza a obsesionar a Jean-Luc, de manera que todo gira en torno a descubrir quién es ella, mientras que de manera previsible, se va enamorando.

Hay varios personajes secundarios que tristemente, carecen de peso. Los personajes masculinos son complementarios, de relleno; mientras que las mujeres asumen una mayor importancia porque todas y cada una de ellas podrían ser la misteriosa escritora de cartas y el lector tiende a jugar al detective: esta sí, esta no, esta podría ser...

No es hasta la última página cuando el lector descubre realmente quién es ella; y digo realmente porque al igual que el otro libro, este es extremadamente previsible. Si el lector pone la suficiente atención a los detalles, es realmente sencillo saber casi desde el principio quien es ella, con muy muy muy pocas posibilidades de equivocarse. 

Si bien la lectura es muy ágil, con un lenguaje cercano, bonito y con un gran enganche, Barreau vuelve a fallar en el punto que tanto me decepcionó con La sonrisa de las mujeres: el final es muy flojo, muy peliculero, y valga la redundancia: muy previsible. 

Sí lo recomiendo, como novela Kit-Kat, pero también recomiendo que la lectura sea sin grandes expectativas, porque esta novela es más digna de guión de película que de novela revolucionaria.


ME ENCONTRARÁS EN EL FIN DEL MUNDO
-Nicolas Barreau-
Editorial Espasa, año 2012
PVP. 19,90€




14 comentarios:

  1. La dejo pasar, M,. que tengo pendientes otras lecturas más atrayentes, para mí claro.
    Besines,

    ResponderEliminar
  2. Creo que suena a demasiado liviana y un poquito superficial jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tengo ya en el ebook La sonrisa de las mujeres, y pensaba leerla pronto, pero ahora me ha dado que pensar. Bueno, menos mal que es corta y se leerá rápido. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Pues nada, que no las leo. Por un lado me llamaban los dos títulos, éste y el de La sonrisa... pero voy perdiendo el interés por ellas a medida que voy leyendo reseñas, así que las dejo pasar, definitivamente. Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues no tenía pensado leer este libro y después de tus opiniones menos todavía, está claro. ¡Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  6. A http://www.towmin.com le encantaría que circulasen temas como estos!

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el ánalisis que haces. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón con ambas, las leí esperando algo más.... deseando algo más..... nada ni la primera ni la segunda. He optado por ponerlas en la estantería de libros prestables (no hace falta que vuelvan.)

    ResponderEliminar
  9. De todas formas está bien como guía para un viajecito a París.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo con tu apreciación, que previamente había mostrado, similar, en otra red. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, me río de mi propio comentario que hice hice tres meses. Como te decía borré ambos títulos del autor de mi lista definitivamente, pero oye, que de pronto un buen día me hice con ellos y me dispuse a leerlos. Primero La sonrisa de las mujeres, ¿y qué decir de este título? Que me encantóooooo. Me sorprendió mucho la historia, la vi muy original, me recreé en los rincones de París, en sus librerías, en sus calles y por supuesto en sus restaurantes. Así que decidí darle una oportunidad a Me encontrarás en el fin del mundo y voilá!!! Aunque no me ha gustado tanto como el primero, reconozco que tb me ha gustado mucho. Así que me alegro de haberlos leído y de haberles dado el sitio que se merecen. Si es que no podemos opinar de las cosas que no hemos leído. Las opiniones son tan personales... evidentemente por algo se llaman así. Pero bueno, que desde aquí os animo a leerlos para que disfrutéis como yo he hecho. Besos

    ResponderEliminar
  12. quiero decir que encontre este blog por casualidad... la reseña que plantea del libro claramente me atrapo... y sin mas, me lei el libro... "espectacular" eh dicho... estoy segura de que el haberme encontrado con este blog y con la reseña del libro me ha cautivado... :)

    ResponderEliminar

Whoever you are, now I place my hand upon you, that you be my poem...

(Walt Whitman, 1855)