lunes, 15 de octubre de 2012

EN EL CORAZÓN DEL BOSQUE

Cogí este libro de la biblioteca, pero no, no fue por la portada. Esta vez fue por el autor: John Boyne, escritor del famoso libro El niño con el pijama de rayas, que a pesar de leerlo casi obligada, luego no podía soltarlo y me encantó.

En honor a la verdad, no sabía que el irlandés habia sacado un nuevo libro, pero fue automático, acción-reacción: verlo-cogerlo. Y después, cogerlo-leerlo. Del tirón.

Noah tiene ocho años, una edad más que suficiente para haber acumulado más logros de los que él tiene, y para irse de casa. Así que una mañana, cuando en casa todos duermen y los perros aun no ladran, se marcha con lo puesto y sin mirar atrás.

Atraviese el bosque y llega a un pueblo que jamás habías visto. Con hambre y sin dinero, Noah decide buscar algo para comer, pero sus planes se tuercen y tiene que huir enseguida. Así, corriendo, llega a un tercer pueblo donde se queda ensimismado mirando un enorme árbol que crece ante la puerta de una casa muy extraña, en la que las ventanas están en cualquier parte y las esquinas no obedecen ninguna ley ni lógica.

Por si eso fuera poco, un perro y un burro se acercan a él y le cuentan todo lo que necesita saber sobre el hipnótico árbol y la casa, hasta que por fin, Noah se arma de valor y movido por la curiosidad y una necesidad imperativa, se adentra en la casa, que en realidad es una juguetería. Allí, entre miles de juguetes de madera, le recibe un anciano con el que simpatiza rápidamente. Allí, en ese rincón extraño perdido en medio de ninguna parte, el anciano le cuenta a Noah su vida. 

Grandes logros de los que estar orgulloso, grandes errores de los que sólo cabe arrepentirse y aprender la lección, segundas oportunidades, toma de decisiones, algunas de ellas irrevocables, la forma natural de tratar la vida y la muerte, paciencia y mucha ternura son los ingredientes mediante los cuales el anciano ayuda al pequeño a aclarar su situación y los motivos de su huida. 

Es una novela muy cortita, de 215 páginas, y ni una sola está libre de magia. Cuando empecé a leerlo, me quedé un poco extrañada. A pesar de que el estilo y la narración recuerdan mucho a El niño del pijama de rayas, hay algo distinto que al principio el lector no logra identificar. Creía que el libro no iba a gustarme mucho, pero por algún motivo, no era capaz de soltarlo. Unas páginas después, entendí cual era la distintición: la magia. 

Leer esta novela recuerda muchísimo a Alicia en el país de las maravillas. Pura magia y fantasía que no puede seguir adelante si el lector no se abre a una narración nueva a la que no está acostumbrado. Una vez aceptada la naturaleza de la historia, uno se adentra en un mundo maravilloso, donde la fantasía y la realidad van de la mano creando así situaciones que son tan cotidianas en el día a día como excepcionales e imposibles.

Es una lección de vida entre tapas, preciosa, con unos personajes de los que uno no puede evitar enamorarse y sonreir mucho, mucho, mucho. Aunque, si tengo que decir la verdad, también he llorado...

Totalmente en la línea de Boyne, con su característica sencillez y una rebosante ternura, este libro debería pasar por manos de todos: niños, jovenes y adultos.

No perdáis la oportunidad de leerlo, de corazón.


EN EL CORAZÓN DEL BOSQUE
-John Boyne-
Ediciones Salamandra, año 2012
PVP. 13,00€



·Web oficial de John Boyne.



 

10 comentarios:

  1. Desconocía el libro, lo apunto.
    Si te gusta el autor igual te gusta “El motín de la Bounty” nada que ver ni con el niño del pijama ni con el que traes hoy. Eso sí, la historia la cuenta también un niño, una aventura que va más allá del viaje del barco y de la historia ya conocida del motín.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco que el libro se había publicado. Pero Boyne no acaba de convencerme en nada de lo que he leído.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco lo conocía, la magía la miro con reticencias pero lo pones tan bien.... que me haces dudar!! Besos

    ResponderEliminar
  4. De este hombre leí La casa del propósito especial y no me gustó. Partía de una idea atractiva, un tema histórico con mucha enjundia y se quedó en una historietilla entretenidilla sin más. Por lo que he leído en tu reseña, no tiene nada que ver con este libro, se ve que su fuerte son estos temas protagonizados por niños. Lo de la magia es interesante, igual hasta le doy una oportunidad. Besotes.

    ResponderEliminar
  5. No conocía el libro, pero me atrae. La portada también. Me lo apunto! :)

    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Uys, pues no conocía este libro, pero si me lo pintas así, voy a tener que darle una oportunidad. A ver si tengo suerte y lo veo en la biblio.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. NO conoc´´ia el libro, pero lo que cuentas de ´´el es muy curioso, muy peculiar. Habr´´a que tenerlo en cuenta.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué buena puntuación! Solo he leído El niño del pijama, y me gustó mucho, así que creo que repetiré. Apunto el título. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Pues si le pones tanto entusiasmo es que ha valido la pena, así que me lo anoto, M!!
    Besines,

    ResponderEliminar
  10. Quiero leer antes "El niño con el pijama de rayas", pero si me gusta seguiré con este. Una reseña muy tierna como la obra que nos cuentas.
    Besos

    ResponderEliminar

Whoever you are, now I place my hand upon you, that you be my poem...

(Walt Whitman, 1855)