lunes, 13 de junio de 2011

NO ME IRÉ SIN DECIRTE ADÓNDE VOY

Este libro lo tenía en La Lista, pero casualmente nunca lo había visto en una librería. Hace unos días mi madre lo encontró en un centro comercial y el resto, es historia...

Alan es un chico estadounidense que está perdido en la vida. Desde el día que llegó al mundo, todo se complicó para él: una madre que no acepta sus fracasos y busca la solución en su hijo, un padre biológico desconocido y otro que desaparece prematuramente, una vida que no tiene clara si la ha elegido él o se la han elegido.

Cuando se encuentra definitivamente solo, decide trasladarse a Francia, el país de su madre. Una vez allí, no hace sino hundirse en una vida que parece no tener color, y cuando toma la determinación de suicidarse, aparece un hombre que le propone un trato: si no salta al vacío y pone su vida en sus manos, él conseguirá que su existencia recobre el sentido perdido. Para ello tiene que hacer todo lo que él le ordene durante un periodo de tiempo indeterminado. Si por el contrario, Alan no cumple, lo pagará con su propia vida. Visto así, ¿qué tiene que perder, aparte de su existencia, que estaba dispuesto a perder por voluntad?

No me iré sin decirte adónde voy es una novela con una cantidad de lecciones que a mi me han parecido valiosísimas. A lo largo del libro, Alan aprende cosas tan importantes como decir que no, anteponer sus propias necesidades a los deseos ajenos, confiar en si mismo y una lista de cosas que si todos tuviésemos en cuenta en nuestro día a día, seríamos mucho más felices. Alan aparta sin darse cuenta las limitaciones que él mismo se ha impuesto por miedo, por costumbre y por su propia historia. El protagonista no es nadie, o somos todos. Cualquiera puede ser Alan, y todas sus lecciones son aplicables a todos.

Tengo muchísimos párrafos apuntados y la convicción de que ese libro va a estar conmigo siempre. Una vez más, vuelvo a fascinarme con el hecho de cómo los libros nos eligen y llegan a nosotros en el momento que más los necesitamos.



NO ME IRÉ SIN DECIRTE ADÓNDE VOY
-Laurent Gounelle-
Editorial Planeta, año 2011
PVP. 18,90€


"—¿Mi primera tarea?
—Sí, tu primera misión, si lo prefieres. Lo que tendrás que hacer en espera de otras instrucciones.
—No estoy seguro de comprenderlo.
—Has vivido cosas que, en cierta manera, se han grabado en ti y condicionan la forma en que ves el mundo, en que te comportas, tus relaciones con los demás, tus emociones… El resultado de todo ello es un verdadero desastre, hablando claramente. Te causa problemas y te hace desgraciado. Tu vida será mediocre mientras la vivas así, por lo que hay que obrar ciertos cambios.

Es necesario que vivas cierto número de experiencias que hagan evolucionar tu punto de vista, que te lleven a sobrepasar tus temores, tus dudas, tus angustias.

¿Sabes, Alan?, la vida es larga y aburrida cuando no la vivimos como nos gustaría."


Para leer las primeras páginas, klik en la imágen...


M.

2 comentarios:

  1. no me iré sin decirte donde... me gustó muchísimo tanto a mi que tengo 70 años como a mi hija de 45.Es del tipo de libros que atrapa,que hace rato no encontraba.Quisiera otros del mismo autor,pero no se cuales son.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es un libro precioso con un mensaje importante... Aunque al final se patina un poco, pero desde luego merece la pena leerlo.

    El otro libro del autor es "El hombre que quería ser feliz", publicado en ediciones Maeva, año 2009 :)

    ResponderEliminar

Whoever you are, now I place my hand upon you, that you be my poem...

(Walt Whitman, 1855)